miércoles, 17 de febrero de 2021

Documental sobre Montoneros de Canal Encuentro.

 


Este trabajo pertenece a la serie: “Crónicas de archivo” difundida por el Canal Encuentro.

En los créditos figura como:

“Serie documental histórica coproducida con la Universidad Nacional de Córdoba.” Con la dirección de Daniel Salas.

Es un corto documental, que no llega a los 29 minutos.

Realmente, no aporta nada nuevo.

En concreto, se pasa repitiendo la versión que podríamos denominar liberal progresista, sobre esta organización revolucionaria.

Las imágenes de archivo y audio, no son tampoco nada muy novedoso. Cabe agregar, que en muchos casos mientras se comenta un hecho determinado, se muestran imágenes que pertenecen a otro momento, por lo que puede llamar a la confusión a los que no conocen mucho esa época. Algo negativo, ya que supuestamente esta serie de documentales están enfocados a las “nuevas generaciones.”

Hablando del origen de Montoneros, toma solo una de sus vertientes, repitiendo el clásico esquema: “nacionalismo católico”, “curas Tercer Mundo” “Cristianismo y Revolución”, etc. No abunda mucho en esta etapa, más que repetir todo lo conocido.

Cuando se habla del Comando Camilo Torres comentan: “se dividen en células al estilo de los grupos de resistencia europea contra los nazis.” Todo para traer el anti nazismo al estilo película yanqui.

Llamativo que no se profundiza demasiado en las raíces de la lucha de los 70 que viene dada por la proscripción del peronismo desde 1955, el surgimiento de la Resistencia Peronista, los distintos grupos de comandos, levantamientos militares peronistas, Juventud Peronista y las directivas de Perón sobre la utilización de la violencia para recuperar el gobierno.

Como explicaba más arriba, al no ver en el origen de Montoneros la confluencia de varios grupos, hace repetir el error de la “debilidad” de la organización durante 1970. Cuando eso sería parcialmente cierto con respecto al sector de Abal Medina y Ramus.

Otro tema que no se habla mucho es sobre la inserción social que tenía la organización y su crecimiento entre 1970 y 1973.

Cuando se llega a la etapa del gobierno Justicialista, se hace hincapié en la lucha interna en el peronismo. Acá el documental entra a tener una línea más crítica al peronismo al estilo de la película “No habrá más penas ni olvidos.” Se nombra  la toma de edificios, que producen “vacío de poder”, “sensación de crisis de autoridad”, la matanza de Ezeiza donde se “generan enfrentamientos armados que tiñen de sangre…”, “al final del día las diferencias irreconciliables entre la Patria Socialista y la Patria Peronista quedan definitivamente desenmascaradas”, “guerra declarada entre derecha e izquierda.” Todo esto muestra la línea insinuada y que tiñe el documental: el peronismo es intrínsecamente malo y cualquier buena intención termina en un baño de sangre.

Llegamos a la muerte de Rucci. Esta acción no fue nunca reivindicada por Montoneros, pero el documental no se molesta en aclarar esto.

Al hablar del Primero de Mayo de 1974, no dice nada de las directivas de la Conducción de no lanzar consignas que atacaran a Perón o Isabel. Pone el conocido discurso de Perón aduciendo que esas palabras “son recibidas como una declaración de guerra por Montoneros…”, provocando que “la Tendencia se retire de la plaza”. Esta retirada, no fue compartida por la Conducción. Algo que también “se olvidan de nombrar”.

Se prosigue diciendo que la relación entre Perón y Montoneros “se ha roto definitivamente.” Otra falsedad. Como se sabe por distintos testimonios, se intentaron reuniones con Perón para frenar el enfrentamiento externo. Algo que no pudo avanzar por la muerte del General.

En concreto de este documental se le da un 25 % (la cuarta parte) de espacio al enfrentamiento interno del peronismo.

A partir de la muerte de Perón, solo quedan unos 4 minutos, donde se resume toda la actuación de Montoneros entre 1974 y 1980.

Se habla de la Contraofensiva con el consabido verso que fue un “desastroso intento de retorno”  que produjo que fueran “secuestrados y desaparecidos cientos de cuadros guerrilleros.”

Los últimos comentarios del documental:

“Para 1980 sufre su desaparición definitiva como organización político militar”. Con lo que se borra toda la actuación posterior a esa fecha. Algo que vienen realizando distintos autores. Incluso muchos que se dicen “compañeros.”

“De aquella guerrilla romántica e idealista… quedaba solamente una cúpula aislada sesgada por el militarismo.” Acá sugestivamente, ilustran con la imagen de Firmenich y Vaca Narvaja abrazados con Arafat.

Termina el video recordando que “el final de Montoneros había comenzado” el Primero de Mayo de 1974 cuando “el Líder… les dio la espalda.”

Conclusión:

Más de lo mismo.

Otro intento más de tergiversar la historia de parte de los escribas del sistema, que ya sea con sus posturas de izquierda o derecha, no hacen más que denostar a los que se jugaron y juegan la vida por cambiar las cosas. En este caso atacando al peronismo, a su  militancia revolucionaria y en particular a los dirigentes de Montoneros.

Todo para llegar a la conclusión que no vale la penar pelear por una Patria más justa.

Sirva de ejemplo, de lo mal que nos está haciendo el progresismo, que desde hace unos cuantos años se vienen infiltrando en el Movimiento Nacional jugando para el enemigo, trayendo posturas que no tienen el menor asidero en el Pueblo y que desvían de la verdadera contradicción:

Liberación o Dependencia.

 

Eugenio Luis Germino.

Trinchera del Peronismo Revolucionario.

 

martes, 24 de noviembre de 2020

La Universidad peronista y el progresismo.

 



Durante el Gobierno de Perón había una política educativa basada en el Proyecto Nacional Peronista.

Hoy día, la Universidad sirve al sistema.

No le importa quien llega, si total los forma en su pensamiento.

Sea derecha o izquierda, pero liberal al fin.

Por algo los progres de entonces, se opusieron.

Aparte de apoyar a la oposición gorila e incluso participar de la Revolución Fusiladora.

Hoy como ayer, estos progres son funcionales al enemigo

miércoles, 18 de noviembre de 2020

Un 17 de Noviembre con poca militancia y poco peronismo.

 



Este año, desde el kirchnerismo / Frente de Todos, se puso el aparato, para realizar una movilización / caravana / acto de apoyo; utilizando como escusa el 17 de Noviembre, Día de la Militancia Peronista.

Este es un día emblemático para el peronismo, porque fue el primer regreso del General luego de 17 años de exilio forzado, todo ello gracias a los compañeros que dieron incluso su vida, desde la Resistencia Peronista, hasta los Montoneros.

Desde el gobierno, se aprovechó para conseguir algo de apoyo, con el tema del “impuesto a la riqueza” y de paso, nos metieron por la ventana el aborto.

Con respecto a las movilizaciones, se pudo ver muy poco entusiasmo y (lo más notorio) gran ausencia de la masa peronista. Todo quedó en una movilización de agrupaciones de izquierda muy pocas identificadas con el peronismo. Algunas incluso declaradamente gorilas.

Algunos sindicatos, como los camioneros fueron la excepción. Pero eso puede ser más una táctica para ganar espacios en el gobierno, que por afinidad.

La presencia peronista hizo una breve aparición. El resto del tiempo, la plaza Congreso quedó copada por todo ese progresismo tan de moda hoy día. Mucha bandera violeta y verde del feminismo; discurso pro aborto y lenguaje inclusivo.

Los medios como Crónica, Página 12, C5N, apoyando con todo la movida. Incluso desde una semana antes.

En conclusión, otra lamentable muestra de lo que este gobierno impulsa.

Está visto, que el camino oficialista solo conduce a más progresismo y menos peronismo.

No hay día que pase, donde no tengamos un bombardeo con la temática feminista; la histeria de querer aprobar el aborto a toda costa; los delirios sobre géneros infinitos; menstruaciones; leguaje inclusivo; etc.

Este es otro intento más que hay por transformar nuestro Movimiento Peronista en un partidito liberal del sistema.

La única manera de impedirlo es que los verdaderos compañeros militantes en serio, nos organicemos desde las bases y empecemos a dar la lucha para frenar a todos estos cipayos.

La Patria Existe.

La Liberación es Posible.

Eugenio Luis Germino.

Trinchera del Peronismo Revolucionario.

Noviembre del 2020


lunes, 16 de noviembre de 2020

Aborto: una necesidad del FMInismo

 





Estos días, volvemos a ver como desde el gobierno del FdT  se trata de imponer la aprobación del aborto, un tema que viene siendo impulsado por el Poder Político de nuestro país, desde hace unos años. Y del que participan varios sectores de gobierno y oposición.

Es notorio, que ha sido impuesto desde los centros de Poder, con la ironía del apoyo en muchos países de menores recursos, de gran parte de la izquierda progresista de clase media.

Como podemos ver hay una enorme complicidad de los grandes medios masivos de comunicación (radio, TV, diarios, internet, etc).

Una de las consecuencias, es haber mostrado como ciertos sectores (que algunos ingenuos siguen considerando como parte del campo popular) tratan de imponernos al resto del país, que es algo urgente y necesario.

Como muestra su constante discurso con el verso que repiten como un mantra: “es cuestión de salud pública.” Como si no hubiera problemas mucho más importantes que atender para los más humildes (trabajo; cobertura sanitaria, real, a todo nivel; vivienda digna; etc).

Esto no es más que una muestra de la total desconexión de estos sectores ilustrados (que bien los analizara Arturo Jauretche), que con su discurso cientificista, nos quieren engatusar, para meternos este Caballo de Troya del Imperialismo.

Algo realmente patético, es ver diariamente, los cientos de comentarios de los feministas abortistas, donde no tienen ningún prurito para soltar cifras ridículas de abortos por día y demás.

Esto solo muestra que mucha de esta gente, se pasa tirando mentiras, por lo que cada opinión que emitan, hay que tomarla con pinzas, ya que en la mayoría de los casos se tratará de información sin confirmar, solo sacada de las redes por el consabido método de copiar y pegar, lo que le parece conveniente al interesado.

Como la aprobación del aborto, es una necesidad del Poder, se intentará que se apruebe a toda costa. Por lo tanto debemos oponernos por todos los medios, ya que de ese modo estaremos defendiendo la causa del Pueblo.

Los verdes, tienen el apoyo de gran cantidad de partidos políticos (de izquierda a derecha) por lo que se movilizan y realizan propaganda constantemente gracias a ese aparato.

Si queremos frenar todo esto, debemos movilizarnos también, realizar actos, volanteadas, escraches y todo tipo de acciones, que muestren al gobierno (y demás partidos pro abortistas) que la aprobación del aborto, les va a costar caro.

Desde ya, participaremos en toda actividad en defensa de la vida y contra las injerencias de los Poderes Foráneos.

No al aborto.

No al FMI.

No hay democracia sin Justicia Social.

Eugenio Luis Germino.

Trinchera del Peronismo Revolucionario.

Noviembre 2020

 

 

 

 


viernes, 30 de octubre de 2020

Represión y desalojos: de Guernica a Entre Ríos.

 



Este jueves 29 de octubre, fue algo movido.

En Guernica (provincia de Buenos Aires, feudo de Kicillof) fue desalojado con la fuerza policial, el predio que venían ocupando desde hace meses varias familias con necesidades de vivienda.

Más allá de las posturas que distintas organizaciones que apoyaban hayan tenido, lo realmente importante, es que hay millones de argentinos que están sufriendo la falta de vivienda, desocupación, hambre, etc.

La respuesta de un gobierno que se dice peronista no puede ser la represión.

Algunos tratarán de restarle dramatismo a lo sucedido con excusas varias: “se venía negociando desde hace meses”, “había intereses políticos”, “estaban manejados por la ultra izquierda”, “había gente que sacaba provecho económico”, etc, etc. Puede ser que esté presente algo de eso (como en tantos otros ámbitos), lo que no cambia la cuestión principal: hay necesidades de los más humildes, que hasta el momento solo fueron solucionadas en forma muy superficial y en millones de casos ni siquiera eso.

A todo esto, apareció el “mediático” Berni. No conforme con salir con su pose de “mano dura” (la que no tuvo cuando la rebelión policial en la misma provincia) sale a dar notas a los medios, embarrando más la cancha.

Mientras se producía el desalojo, se daba un enfrentamiento entre militantes y policías. Acá también aparecieron las críticas de los obsecuentes de siempre. Más que nada de todos esos progres que han caído en nuestro Movimiento durante los últimos años.

Coincidiendo con el periodismo del sistema, andaban analizando que todo estaba preparando de antemano: trampas cazabobos, escudos fabricados, máscaras antigás, etc. Lo que desde el año pasado aplaudían en Chile (mirando por internet o la TV) como una muestra de “inventiva y organización popular” acá lo critican. Algo que no asombra en cierto progre izquierdista vernáculo. Basta recordar sus críticas a las organizaciones revolucionarias en los años 70 con el mote de “servicios”, “ultras” y demás.  O más recientemente, las histeriqueadas de Silvestre en C5N con los “infiltrados” en las marchas contra Macri.

Los compañeros que nos consideramos militantes populares o revolucionarios, no debemos caer en la crítica fácil. A pesar de tener diferencias con muchos sectores políticos, no podemos permitirnos entrar en acusar de “violentos” a los que enfrentaron la represión. En los tiempos que corren, es probable que los que hoy señalan con el dedo acusador a ellos, lo hagan con nosotros.

La preocupación central del verdadero militante, pasa por organizarse junto al Pueblo y luchar por implementar la Justicia Social.

Trasladándonos unos kilómetros, en la provincia de Entre Ríos se dio otra situación. Desde hace unos días, veníamos viendo (como si fuera una novela) la pelea interfamiliar de los Etchevehere por la “herencia”.

Aquí se sumó otro mediático (esta vez de izquierda) el oportunista Grabois. No conforme con venderse como “allegado del Papa”, defensor de manteros, viajar a Bolivia, enchufarnos a Ofelia Fernández y demás. Ahora apareció con una muy reciente organización: “Proyecto Artigas”. Inexistente hasta hace unos días, apareció casi al mismo tiempo que nos enteramos que Grabois era abogado de Dolores Etchevehere.

De ahí en más, todo el progresismo oficialista salió a “bancar” la movida.

Así se mezcló el discurso de la “reforma agraria” de los “artiguistas” de Grabois, con la lucha feminista de Dolores, víctima del opresor sistema patriarcal de los dueños de la tierra. Estos poderosos señores feudales de la provincia, sometían a “violencia de género” a la pobre Dolores. Todo esto adornado con un pequeño proyecto de “huerta” y consignas revolucionarias entonadas por los “militantes” llegados en autos a la Estancia en disputa.

Al final del drama, el jueves 29 de octubre, vimos que desde la Justicia, se dio la orden de desalojo.

Dolores, dijo que no saldría viva, Grabois desde CABA dio una conferencia grabada donde reconocía la derrota y de paso le pegaba al gobierno (del que él es parte) y los muchachos revolucionarios, salían en auto de vuelta a sus pagos.

Podríamos agregar, para completar el panorama que salieron varios personajes: Ofelia Fernández, Víctor Hugo Morales, etc; criticando a su propio gobierno por la represión.

Todo esto nos muestra que el armado del oficialismo (albertismo / kirchnerismo) tiene grandes falencias. Si bien estas ya se vieron en el periodo 2003 – 2015, ahora se han agrandado. Con el agregado que estamos en una situación de gran crisis y con menos apoyo hacia el gobierno que en los principios del gobierno K.

Desde la conducción oficialista se sigue apostando a la transversalidad, sumando apoyos por todos lados. Siempre privilegiando los sectores medios progresistas. Aparte, en estos momentos se ve una tendencia a congraciarse con el Poder económico. Eso explicaría ciertos guiños hacia el “mercado” como ser el “respeto al propiedad privada”, la “mano dura” con Berni, represión a las tomas, desalojo de Dolores Etchevehere.

Todo esto nos muestra que es el momento de ponernos a reorganizar el peronismo y dejarnos de discusiones bizantinas sobre si hay que apoyar o aprovechar al gobierno.

Muchos compañeros, vienen haciendo planteos de “construir” desde el oficialismo, desde el 2003. Ya vimos que esa postura no dio grandes resultados. Salvo que veamos como positivo que algunos personajes o agrupaciones tengan determinado espacio.

Pero eso, no pasa de tener el manejo de alguna secretaría o algunos planes.

Lo concreto es que no se traduce en verdadero crecimiento organizativo: militancia real, inserción social, formación de cuadros y lo más importante: no vemos beneficios reales para la mayoría del pueblo argentino. Salvo algunos paliativos.

Como muestra (de lo mal que estamos y el poco peronismo oficialista) basta ver la “caravana” de autos organizada el 17 de octubre por el progresismo K, con la movilización de la izquierda el de ayer.

Salta a la vista que la última fue más masiva.

¿Desde cuándo la izquierda mueve más que el peronismo?

Eso sí, los puestos importantes en todos los ámbitos del Poder Político, se siguen dando a los progresistas de clase media con poca o nula historia militante. Y con ninguna capacidad política real para ganarse la simpatía del Pueblo.

La tarea de hoy es organizarse desde las bases y salir a exigir a toda es partidocracia, que deje su politiquería y se ponga a trabajar por el Pueblo.

Para eso, debemos salir a las calles y coordinar con todos los compañeros que no caemos en el discurso derrotista y posibilista del “no se puede”.

Y no olvidar que como dijo la compañera Evita:

“Donde hay una necesidad hay un derecho”.

Eugenio Luis Germino

Trinchera del Peronismo Revolucionario

Octubre 2020

 

 

 


lunes, 26 de octubre de 2020

Plebiscito en Chile: Revolución Popular o progresismo.

 


Este 25 de octubre, se realizó en Chile, un plebiscito para decidir si reformar la Constitución vigente, heredada de Pinochet.

El resultado a favor de la reforma fue abrumador superando el 78 % contra menos del 22% de los votos por el rechazo. Participaron más de 7 millones y medio de personas.

No hay que perder de vista el hecho principal: este llamado a la reforma de la Constitución es causa de las masivas movilizaciones durante el estallido social del año pasado.

Lo principal es la movilización popular y obviamente, lograr transformarla en organización.

Lamentablemente, este proceso tiene grandes piedras en el camino.

Desde fines del año pasado venimos señalando desde nuestra organización que se vienen metiendo sectores progresistas, inundando los reclamos con sus planteos: feminismo verde, aborto, paridad de género, indigenismo, etc. Aparte se producen ciertos hechos como la quema de iglesias, que es perjudicial en un país mayoritariamente católico.

En Argentina luego del 2001, se vivió un proceso parecido: estallido social, movilización popular, asambleas, etc. Incluso la consigna “Que se vayan todos” fue retomada en Chile durante el estallido (incluso se escucha este año).

Acá todo terminó en unas asambleas de vecinos manejadas por el progresismo independiente y algunos partidos de izquierda. Eso produjo que cada día fueran menos representativas y terminaran en discusiones y peleas entre sus integrantes.

Luego de un par de años, ganó el kirchnerismo y desde su gobierno terminó reorganizando el sistema en una versión más progre. Donde hoy vivimos la continuación de eso de la mano de Alberto Fernández.

La única garantía que se logre un beneficio para el pueblo es lograr la Organización Popular, verdaderamente representativa. Si todo queda en manos de la partidocracia, no cambiarán más que algunas cosas superficiales y a la larga el pueblo se desmovilizará y terminará dividido en multitud de grupos, donde los reclamos mayoritarios sean relegados por las ideas de cada orga. Lo que pasó (y sigue pasando en Argentina).

Los chilenos ya vivieron algo semejante luego del triunfo del No a Pinochet en 1988. Ahí, luego de las grandes movilizaciones de esos años, no se logró un gobierno popular.

Al final, se terminó en la burbuja de la democracia liberal para pocos. Que recién explotó el año pasado.

Veremos si en Chile se logra una verdadera Revolución Popular donde se construya un país para todos, con Justicia Social.

 

Eugenio Luis Germino.

Trinchera del Peronismo Revolucionario.

Octubre 2020


jueves, 15 de octubre de 2020

Sobre la revista “Lucha Armada” y otras publicaciones similares.

 


Recientemente estuve leyendo algunas notas en la revista “Lucha Armada”.

Esta estuvo salieron con cierta periodicidad desde el 2005 y luego sacó unos anuarios.

Se trata de poner testimonios sobre las organizaciones armadas que funcionaron en nuestro país, con algunas notas sobre otros grupos de América.

Lo que me impulsa a escribir estas líneas, pasa por la visión de muchos de los que escriben.

Hay una línea tendenciosa a criticar constantemente ciertas experiencias o a las conducciones de los grupos armados, mostrando una supuesta lista de errores sobre las causas del “fracaso” de dichas experiencias.

Esto no es nuevo. Ya se venía dando desde los años 80.

Basta ver ciertos libelos: “Soldados de Perón”, “Los últimos Guevaristas”, “Final de cuentas”, “Conversaciones con Juan Gelman”, por solo tomar algunos de esos precursores.

A eso se puede tomar notas aparecidas en revistas como “Humor”, “El Porteño”, “El Periodista”; programas de TV; documentales; etc.

El listado es largo, ya que obviamente se les da más facilidades de publicación a todos estos voceros derrotistas que hacen ejercicio de la crítica (en general de los demás), pero que en los hechos, no muestran nunca en los hechos concretos, que tengan alguna llegada al pueblo.

A las declamaciones histéricas de ciertos intelectualoides  contra el “militarismo”, la supuesta “traición de ciertos dirigentes”, o lisa y llanamente acusación de “servicios” (algo histórico en los izquierdistas  timoratos) estos años, se suma la moda feminista verde.

Ahora, se agrega la “crítica de género” a las organizaciones. Esto hablando de los grandes medios de comunicación.

La relectura de algunos análisis (por ejemplo en la revista nombrada o sus colaboradores) se puede ver que ya desde hace unos cuantos años, se venía insinuando esa visión.

Ejemplos, cuando se comentaba la postura “machista” de la guerrilla, crítica a la homosexualidad y demás.

Así, casi imperceptiblemente podemos ver como se fue construyendo una visión sesgada (cuando no totalmente simplista y falsa) de ese momento histórico.

Llegamos a estos últimos años, donde se mezcla todo.

Como en la política institucional se da espacio a todo lo que tenga que ver con el progresismo clasemediero, en la visión histórica, se toma una postura infantil donde el ejemplo más patético es mostrarnos una Evita feminista y abortera.

No voy a entrar a realizar un largo análisis de citas de las publicaciones nombradas. Cada uno puede consultarlas, ya que en su mayoría son de fácil acceso en librerías, bibliotecas e incluso en versión digital de libre acceso en las redes. Muchos otros, ya habrán leído o visto el material al que me refiero.

En concreto, se trata de mostrar como muchos compañeros honestos, caen en la movida y son víctimas de todos estos habladores que nos venden sus posturas totalmente sesgadas, derrotistas y con muchos puntos realmente poco claros o sin fundamentación real. Eso sí, todo adornado con abundante bibliografía. Todo al estilo de “tesis universitaria. Muy adecuado para recibirse, pero que no viene a ser una garantía de una correcta visión política.

Así tenemos escritores como Gabriel Rot, que en su trabajo sobre el EGP muestra el militarismo, machismo y delirio de un grupo de compañeros combatientes; o luego venir con su “descubrimiento” sobre la preparación de una “guerrilla” por el PC o terminando con un berrinche caprichoso, sobre si el MNRT era o no una guerrilla.

Otro caso es el de Sergio Buffano, mostrando como “Perón creó la Triple A”.

En otra nota de la revista “Lucha Armada” una entrevista con Amanda Peralta, que termina dándonos consejos desde Europa, sobre las bondades del feminismo como movimiento vanguardia de la revolución actual. Sin olvidar la consabida crítica a Montoneros.

En resumen, algunas de las críticas constantes:

Las organizaciones revolucionarias de los años 70 se caracterizaban por su infantilismo, falta de análisis realista, bases voluntariosas y honestas pero dirigentes “militaristas”, “autoritarios”, “medio fachos” y demás.

La “mujer” era tenida a menos por las posturas “machistas”.

Los grupos armados no tenían una adecuada postura “de género”.

Desprecio hacia los homosexuales.

La Conducción de las organizaciones armadas era sectaria, militaristas, autoritaria (se negaba a realizar asambleas de militantes), esperaba el golpe con ansias, etc, etc.

En particular se ensañan con la Conducción Nacional de Montoneros.

Ahí, se agrega una crítica a su contradictoria: por un lado se le pega por su “ingenua” confianza en Perón y por otro, por “querer reemplazar al peronismo”.

También algunos atacan el “asesinato de Rucci”, el “pase a la clandestinidad”, la postura “pro Golpe” la Contraonfensiva de 1979 – 1980. Donde incluso se la acusa de “mandar” a la muerte a sus militantes.

Hasta aquí una acotada muestra de las críticas más importantes que se realizan desde distintos intelectuales.

Aunque pueda parecer que no tiene documentación, está basada en la lectura y la visión de todo el material nombrado. Por eso nombro las fuentes donde pueden consultar sin problemas. No se trata acá de una tesis ni nada parecido, sino de darle a los compañeros un llamado de atención sobre ciertas visiones maniqueas y que estén precavidos, cuando accedan a ese material.

Esto nos muestra que la gran mayoría de estos análisis, adolecen de una cosa importante: falta de compromiso militante con la Verdad Histórica y se dejan llevar por cierta postura oportunista, donde se remplaza el análisis serio, tratando de apabullar con decenas y decenas de citas a documentos revisados para la realización de sus trabajos.

Ahora, si los que nos consideramos militantes populares, tomamos estas posturas como base para un análisis crítico de esa época, estamos en un camino errado.

Los aportes productivos deben venir de compañeros que tengan una postura clara y honesta.

Que no estén quebrados y por lo tanto busquen la reorganización popular en pos de un Gobierno Revolucionario.

En nuestro caso, ese aporte viene dado desde nuestra identidad peronista que creemos sigue siendo la de la mayoría del Pueblo Argentino.

Y más allá de los discursos derrotistas de muchos pseudo compañeros (que constantemente apuestan al desánimo con el discurso del “no da la situación”) seguimos creyendo que

La Patria Existe y la Liberación es Posible.

Eugenio Luis Germino

Trinchera del Peronismo Revolucionario.

Octubre del 2020